Cómo preparar la arcilla para la cerámica

arcilla

La arcilla debe ser blanda, limpia y de dureza uniforme. También debe contener la cantidad adecuada de agua y no tener burbujas de aire.

Arcilla para la alfarería

Las cuñas son esenciales en la preparación de la arcilla para la alfarería. Ayudan a regular el contenido de agua, la viscosidad y las bolsas de aire de la arcilla.

En este artículo le mostraremos exactamente los pasos que debe seguir para preparar su cerámica. En este artículo le mostraremos exactamente los pasos que debe seguir para preparar su cerámica.

Preparación de la arcilla para la alfarería

La arcilla debe tener una serie de cualidades para poder trabajar con el torno u horno de alfarero. Estas cualidades son:

Hacer que la arcilla sea maleable

La arcilla debe ser blanda y flexible, pero no húmeda ni pegajosa. Una bolsa de arcilla nueva debería, en teoría, contener la cantidad correcta de agua para su cuerpo de arcilla. Suele ser un 30% del peso de la arcilla.

Cómo preparar la arcilla para la cerámica

Si la arcilla es muy pegajosa y blanda, hay que dejarla secar un poco. La arcilla debe ser firme, pero suave y flexible. Hay varias formas de secar la arcilla. Si no tienes muchas herramientas, la forma más fácil de secar la arcilla es la siguiente

Pasa el rodillo o extiende la arcilla y déjala secar de forma natural durante un tiempo. Compruebe regularmente que no está demasiado seco. Recuerde que la arcilla que ha sido expuesta al aire estará seca como un hueso en una semana. No tarda en secarse hasta el punto de que se puede tirar.

arcilla

Puedes acelerar el proceso de secado extendiendo la arcilla sobre una superficie absorbente. La mesa de estiba tiene una superficie de yeso especialmente diseñada para este fin. Si tienes una mesa de estiércol, puedes hacer rodar la arcilla sobre la superficie de yeso.

Si la arcilla está muy húmeda, debe dejarse hasta que se convierta en una losa blanda y pueda levantarse. Es aconsejable no raspar la arcilla de la superficie del yeso. Si se raya la arcilla, se introducen pequeños trozos de yeso de la mesa.

La arcilla se secará rápidamente sobre el yeso. Por lo tanto, es necesario revisar la arcilla con frecuencia. Un control cada 15 minutos garantizará que la arcilla no esté demasiado seca para trabajarla.

La mesa de estiércol es un equipo útil para preparar la arcilla para la alfarería. Sin embargo, si no dispone de una mesa de estiba, puede utilizar una superficie absorbente como un suelo de hormigón. Sin embargo, asegúrese de que la superficie esté libre de suciedad y residuos.

¿Y si la arcilla está demasiado seca?

La arcilla que se ha dejado secar se secará. La arcilla se seca incluso si se almacena en una bolsa de plástico. Si la bolsa se abre y se vuelve a cerrar, la arcilla se seca lentamente. Al secarse, la arcilla se vuelve más dura y menos manejable.

En mi caso, hace unos años, tenía una bolsa de arcilla en el armario. Todavía estaba húmedo porque había sido sellado, pero se había vuelto más duro de lo necesario.

Cuando la arcilla se expone al aire, se seca completamente. Esto se llama “secar hasta el hueso”. El tiempo que se necesita depende del tamaño de la arcilla. Sin embargo, incluso las losas más grandes acabarán siendo sólidas.

arcilla

Si eres nuevo en la alfarería, la arcilla que utilices será nueva para ti. Si eres nuevo en la alfarería, la arcilla que utilizas también es nueva. La fabricación de cerámica es una actividad delicada y la arcilla se tira por el camino. La arcilla desechada puede reciclarse si no se ha contaminado con residuos.

Los residuos arcillosos viejos se secan y se vuelven muy duros. Para recuperar la arcilla seca, es necesario un proceso especial llamado “apagado”. Sin embargo, si la arcilla sólo está ligeramente seca, puede recuperarse de la siguiente manera

Cómo humedecer la arcilla

Para humedecer la arcilla, envuélvela en una toalla húmeda. A continuación, la arcilla y la toalla se colocan en una bolsa de plástico cerrada. Deje esto durante una semana. La arcilla absorberá gradualmente el agua y se ablandará.

Puedes espolvorear agua sobre la arcilla y amasarla hasta que sea más maleable. El amasado de la arcilla se denomina acertadamente “vadeo”. El término “amasado” se utiliza a menudo para describir el método de preparación de la arcilla para la alfarería. Sin embargo, a algunos alfareros no les gusta la palabra “amasar”. Amasar el pan significa intentar que entre aire en él.

Por otro lado, calzar la arcilla es intentar sacar las burbujas de aire. El “amasado” y el “acuñado” tienen objetivos diferentes. Sin embargo, son similares, por lo que es lógico que sean paralelos.

Eliminar las burbujas de aire y preparar la arcilla

En teoría, no hay burbujas de aire en una bolsa de arcilla nueva. Cuando la arcilla se embolsa en la fábrica, se envasa en una extrusora al vacío para eliminar cualquier burbuja de aire.

En cambio, la arcilla recogida como residuo de un proyecto en un taller de alfarería tendrá probablemente algunas bolsas de aire. Sin embargo, aunque la arcilla sea nueva, es aconsejable calzarla. Puede haber algunas bolsas de aire.

Eliminar las burbujas de aire puede hacer que su obra explote en el horno. Se suele decir que las burbujas de aire en la arcilla hacen que ésta explote.

De hecho, muchos alfareros no están de acuerdo con esto. Apuntan a la humedad de la arcilla como causa de la explosión. Cuando el agua de la arcilla alcanza el punto de ebullición, se convierte en vapor. El agua restante en la arcilla se expande rápidamente a 212°C y hace que la cerámica estalle.

Los vapores en sí mismos no provocan la explosión de la arcilla. Sin embargo, cuando la arcilla alcanza su punto de ebullición en el horno, el agua de la arcilla se transfiere a las burbujas.

A esta temperatura, el agua se expande rápidamente en las bolsas. Las explosiones se producen cuando el programa de cocción es demasiado temprano y la arcilla no se ha secado durante el precalentamiento. Por lo tanto, es importante asegurarse de que se eliminen las burbujas de aire.

Cómo fijar la arcilla

Hay muchas formas diferentes de calzar la arcilla. Encontrar un método que funcione para usted es una parte importante de la preparación de la arcilla para la cerámica. Existen dos métodos habituales de cuña para preparar la arcilla para la alfarería

Se trata de la “cuña frontal” y la “cuña de cabeza de carnero”.
Utiliza unos alicates de corte para cortar un trozo de arcilla de tamaño razonable del bloque. Si no tienes las manos fuertes, un trozo de arcilla en forma de ladrillo de unos 20 x 25 cm será suficiente. Sin embargo, puede utilizar cualquier tamaño de arcilla que pueda manejar.

arcilla

En una superficie de trabajo limpia y seca, golpee o arrastre la arcilla hasta que adquiera la forma de un ladrillo. A continuación, sujeta un extremo de la arcilla con la mano. Utilice las palmas de las manos para envolver suavemente ambos extremos del ladrillo.

Envuelve suavemente las palmas de las manos alrededor de ambos extremos del ladrillo de manera que las palmas toquen los lados del mismo. Luego empuja la arcilla hacia abajo, lejos de ti. Es importante no empujar la arcilla directamente hacia la mesa. En cambio, empuja la arcilla lejos de ti y hacia la pared opuesta. Esto hará que la arcilla ruede y se estrelle contra la mesa.

A continuación, puedes utilizar los dedos para levantar la arcilla y hacerla rodar hacia ti. Repite este proceso presionando el trozo de arcilla con la palma de la mano. Amasar con suficiente presión para que aparezcan burbujas.

Amasar y calzar

Es importante no doblar la arcilla. Esto permitirá que entre más aire en la arcilla. Cuando amasas una barra de pan, la doblas para que entre aire. Cuando hagas una esquina, asegúrate de no doblar la arcilla, sino de empujarla hacia abajo.

Amasar así la nueva arcilla hasta que sea más maleable. Después de unos 20 rollos, las burbujas de aire deberían haber sido expulsadas. Sin embargo, lo mejor es que puedas mantener la cuña en su sitio durante el mayor tiempo posible sin cansarte.

Cómo preparar la arcilla para cerámica en un rincón
Imagen de Glen Bledsoe. “Arcilla en cuña”. Algunos derechos reservados. Licencia aquí. (CC BY 2.0)

Cuña espiral o cuña de concha.

Las cuñas de concha permiten hacer arcilla en forma de concha. Prepara la arcilla en forma de ladrillo. Sujeta el extremo fino del ladrillo.

Coloca las manos sobre la arcilla de la mariposa. A continuación, presiona la arcilla en ángulo. Levante la arcilla de la superficie y gírela. Después de levantar y girar la arcilla, empujarla hacia fuera y hacia abajo de nuevo.

Superficies de cuña

Mesa de cuñas – Las cuñas implican un gran movimiento de brazos y hombros. Por eso es importante utilizar una mesa que tenga la altura adecuada para sus necesidades. Lo ideal es que la mesa esté entre la parte superior de la pierna y el hueso de la cadera.

Si la mesa es demasiado alta, no podrá aplicar presión a la arcilla. Y si la mesa es demasiado baja, tendrás que agacharte, lo que resulta incómodo.

Es posible comprar una mesa especialmente diseñada para el acuñamiento. Si tienes el espacio y el presupuesto, puedes comprar uno. Si no lo tienes, puedes colocar simplemente una losa de hormigón encima de una mesa normal.

Los tableros de hormigón son muy absorbentes, por lo que es conveniente rociarlos con agua previamente. Los tableros de hormigón son muy absorbentes, por lo que es conveniente rociarlos con agua previamente. Aunque esté un poco húmeda, no absorberá mucha agua de la arcilla.

También puede utilizar una superficie normal de cocina laminada, siempre que esté limpia y sin migas de desayuno.

La arcilla debe ser homogénea

Otra ventaja de la estratificación es la homogeneidad de la arcilla. Si la arcilla contiene una mezcla de diferentes componentes, será difícil molerla en el torno.

Esto se debe a que cuando se lanza una olla, se ejerce presión sobre la arcilla. Si una parte de la arcilla es muy blanda y la otra es dura, es difícil aplicar una presión uniforme. La presión no puede ser aplicada de manera uniforme y el resultado no será uniforme.

Trabajar la arcilla con una cuña dispersa el agua y distribuye las partículas de arcilla de manera uniforme.

La cuña también ayuda a alinear las partículas de arcilla. La arcilla se puede moldear porque las partículas de arcilla son planas. Cuando una superficie plana se moja, se pega. Piensa en dos portaobjetos de cristal en un laboratorio de biología.

Cuando las diapositivas están mojadas, se pegan con una fuerte unión. Lo mismo puede decirse de las partículas planas de arcilla. Es el agua entre las partículas lo que las une.

La planitud de las partículas de arcilla también significa que llevan una pequeña carga eléctrica. Esta carga atrae las partículas de arcilla entre sí y hace que se peguen.

Cuando la arcilla se intercala, las partículas se alinean uniformemente. Cuando las partículas de una placa de arcilla están orientadas en la misma dirección, es más fácil lanzarla.

La arcilla con partículas alineadas tiene cierta plasticidad y es más fácil de moldear. Esta es una de las razones por las que el acuñado es una parte esencial de la preparación de la arcilla para la alfarería.

Reflexiones finales sobre la preparación de la arcilla para la alfarería
La arcilla en una bolsa nueva requiere más cuidado que la arcilla que se ha utilizado antes.

La arcilla que ha estado almacenada durante algún tiempo necesita ser preparada, incluso si todavía está en plástico. La forma de preparar la arcilla para la alfarería depende de su estado.

Sin embargo, independientemente del estado de la arcilla, hay algunas propiedades importantes que hacen que se pueda trabajar Lo ideal es que la arcilla sea maleable, sin burbujas de aire y de calidad constante.

Afortunadamente, la arcilla es indulgente. Siempre que no contenga restos o arcilla vieja del proceso de cocción, se puede renovar.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.